Europa Está Externalizando su Represión Transfronteriza a África

La Unión Europea está militarizando las fronteras internas de África para frenar la migración.

Andrei Popoviciu

ILLUSTRATIONS BY MATT ROTA

Read this article in English.

Cuando Cornelia Ernst y su delegación llegaron a la estación fronteriza Rosso en un día ardiente de Febrero, no era el mercado artesanal bullicioso, la polución de las camionetas esperando pasar, o las canoas brillantemente pintadas meciéndose en Río Senegal que les llamó la atención. Era el maletín fino en la mesa frente al jefe de la estación. Cuando el oficial desenganchó al portador, orgullosamente revelando decenas de cables meticulosamente organizadas junto con una tableta con pantalla táctil, se escucharon jadeos audibles. 

Llamado el Dispositivo Universal de Extracción Forense (UFED por sus siglas en Inglés), la máquina es un instrumento de extracción de datos capaz de recuperar los registros de llamadas, fotos, la ubicación GPS, y mensajes WhatsApp de cualquier celular. Fabricado por la compañia Israeli Cellebrite, renombrado por su programa de piratería telefónica, el UFED ha sido principalmente comercializado a las fuerzas policiales globales, incluyendo al FBI, para combatir al terrorismo y el trafico de drogas. En años recientes, también ha recibido criticas después de que países como Nigeria y Bahrain lo usaron para espiar y curiosear datos de los celulares de disidentes políticos, activistas de derechos humanos, y periodistas. 

Ahora, un UFED se encontraba con las guardias fronterizas estacionadas en el cruzamiento entre Rosso, Senegal, y Rosso, Mauritania, dos pueblos con el mismo nombre entre el río serpenteante que divide los países, y una vía esencial en la ruta de migración al norte de África. En Rosso, la tecnología se está usando no para atrapar a traficantes de drogas o militantes, sino para rastrear a los africanos occidentales sospechados de intentar migrar a Europa. Y el UFED es solo una herramienta preocupante en un arsenal de tecnologías usadas para regular el movimiento en la región — todo, Ernst supo, gracias a los tecnócratas de la Unión Europea (UE) con quien trabaja. 

Como un miembro Alemán del Parlamento Europeo (MEP por sus siglas en inglés,) Ernst había dejado Brussels para embarcar en una misión de investigación en el oeste de Africa, acompañada por su contraparte holandes, Tineke Strik, y un equipo de asistentes. Como miembros de los partidos izquierdistas y ecológicos, Ernst y Strik estaban entre una minoría pequeña de MEPs preocupados por cómo la política de migración de la Unión Europea ponen en peligro a la base fundamental de la UE — en particular, su respeto profesado por los derechos humanos fundamentales, dentro y fuera de Europa. 

La estación Rosso era parte de esas políticas, alojando a una oficina recientemente creada de la División Nacional de la Lucha contra el Tráfico de Migrantes y Prácticas Relacionadas (DNLT, por sus siglas en inglés), una asociación conjunta entre Senegal y la Unión Europea para entrenar y equipar a los agentes fronterizos senegaleses con el propósito de frenar la migración a Europa antes de que los migrantes se puedan acercar. Pagado por impuestos de contribuyentes de la EU, Senegal ha creado por lo menos nueve puestos fronterizos y cuatro oficinas DNLT desde 2018, con tecnologias de vigilancia que, ademas del maletín negro, incluye tecnología para tomar huellas biometricas y de reconocimiento facial, drones, servidores digitales, visores de visión nocturna, y más. (Un portavoz de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la EU, noto en una declaración que las oficinas DNLT fueron creadas por Senegal y la UE sólo financia su equipo y entrenamiento. 

A Ernst le alarmo que esas herramientas podrían violar los derechos funadmentales de los migrantes. Los oficiales senegaleses, ella recuerda, parecían muy entusiasmados con el equipamiento que recibieron y cómo los ayuda a rastrear a la gente,” y la dejó preocupada sobre cómo se podría usar. 

Ernst y Strik también se preocupaban por una política nueva y controversial que la comisión estaba prosiguiendo a mediantes de 2022: negociando con Senegal y Mauritania para permitir al despliegue de personal de Frontex, la agencia de la frontera de la UE y la guardia costera, para patrullar las fronteras terrestres y marítimas en ambos países, en un intento para reprimir a la migración de africanos. 

Sign up for our weekend newsletter
A weekly digest of our best coverage

Con un presupuesto de casi mil millones de dólares, Frontex es la agencia gubernamental mejor financiada de la Unión Europea. Por los últimos cinco años, ha sido inmersa en controversia despues de multiples investigaciónes — por la Unión Europea, las Naciones Unidas, periodistas y organizaciones sin fines de lucro — que encontraron que la agencia violo a la seguridad y los derechos de migrantes cruzando el Mediterráneo, incluyendo la asistencia de la guardia costera de Libya — fundada por la Unión Europea — a mandar a miles de migrantes a ser detenidos en Libya bajo condiciones que constituyeron actos de tortura y la esclavitud sexual. En 2022, el director de la agencia, Fabrice Leggeri, fue expulsado por una montaña de escándalos, incluyendo ocultar deportaciones retrocedas” similares, que expulsan a los migrantes antes de que pudieran aplicar por asilo. 

Aunque Frontex ha tenido una presencia informal en Senegal, Mauritania y seis otros países de África occidental — al ayudar a transferir datos de migración de países anfitriones a la Unión Europea — los guardias de Frontex nunca han sido permanentemente estacionados fuera de Europa. Pero ahora, la Unión Europea busca extender el alcance de Frontex mucho más allá de su territorio, en las naciones Africanas soberanas que Europa una vez colonizó, sin ningunos mecanismos de control para proteger contra el abuso. Inicialmente, la Unión Europea propuso otorgar la inmunidad penal a personal de Frontex en África occidental. 

El potencial para problemas parecía obvio. El día antes de que Ernst y Strik viajaron a Rosso, recibieron advertencias de organizaciones sociales en la capital de Senegal, Dakar. Frontex es un riesgo hacia la dignidad humana y la identidad Africana,” dijo un defensor, Fatou Faye, de la Fundación Rosa Luxemburgo, una organización sin fines de lucro. Frontex está militarizando el Mediterraneo,” señaló Saliou Diouf, fundador de Boza Fii, un grupo de defensa de los migrantes. Si Frontex está apostado en las fronteras Africanas, dijo, Se acabó.”

Los programas son parte de una estrategia de migración de la Unión Europea de externalización de las fronteras.” Se trata de externalizar el control de las fronteras europeas a través de la asociación con los gobiernos africanos. La estrategia es multiforme, incluyendo a la distribución de equipamiento de vigilancia, entrenamiento policial, y programas de desarrollo — o por lo menos, eso dicen — que dicen mitigar las causas fundamentales de la migración.

Además de intentar enviar Frontex, la agencia fronteriza de la UE, a Senegal y Mauritania, la UE solicitó inmunidad penal para sus funcionarios. ILUSTRACIONES POR MATT ROTA

En 2016, la Unión Europea designó a Senegal, un país de origen y también uno de tránsito para los migrantes, como una de sus cinco naciones de prioridad para abordar la cuestión de la migración africana. Pero en total, 26 naciones Africanas han recibido fondos de contribuyentes con el objeto de restringir la migración a través de más de 400 proyectos individuales. Entre 20152021, la Unión Europea invirtió $5.5 mil millones de dólares en tales proyectos, con más de 80% de los fondos saliendo de arcas fiscales designadas para desarrollo y asistencia humanitaria. En Senegal, según un reporte de la fundación alemana Heinrich Böll, el bloc invirtió por lo menos $320 millones desde 2005

“Si la policía tiene esta tecnología a su disposición para rastrear a los migrantes, no hay nada para asegurarse que no se utilizará para monitorear a otros, como activistas sociales o fuerzas políticas.”

Estas inversiones corren riesgos significativos, porque parece que la Comisión Europea no siempre conduce evaluaciones de riesgo a los derechos humanos antes de desatarlos en países que, como nota Strik, a menudo carecen de garantías democráticas para asegurarse de que la tecnología o las estrategias policiales no sean abusadas. Al contrario, el conjunto de esfuerzos anti-migración de la Unión Europea es, en su esencia, un experimento tecno-político: equipando a gobiernos autoritarios con herramientas represivas que se pueden usar en contra de los migrantes — y muchos mas. 

Si la policía tiene esta tecnología a su disposición para rastrear a los migrantes,” explica Ousmane Diallo, un investigador con la oficina del oeste de África de Amnistía Internacional, no hay nada para asegurarse que no se utilizará para monitorear a otros, como activistas sociales o fuerzas políticas.”

Durante este último año, he viajado por los pueblos fronterizos de Senegal, hablado con decenas de personas y evaluado cientos de documentos públicos y filtrados para entender el impacto de la investidura de la Unión Europea en este país. Lo que ha emergido es una red compleja de iniciativas que hacen poco para mitigar las razones por la cual las personas emigran — pero hacen mucho para erosionar los derechos fundamentales, la soberanía nacional y las economías locales en países africanos que se han convertido en experimentos políticos para la Unión Europea. 

La agitación de la Unión Europea para frenar a la migración tiene las raíces en el aumento de la migración en 2015, cuando mas de un millón de solicitantes de asilo del Oriente Medio y África — huyendo el conflicto armado, la violencia, y la pobreza — llegaron a las costas de Europa. La dicha crisis de migración” impulsó un turno derechista en Europa, con líderes populistas explotando a los temores de la gente, presentando la situación como una amenaza existencial y reforzando los partidos políticos xenófobos y nacionalistas. 

Pero la cumbre de migración de países del oeste de África como Senegal llegó antes que 2015: en 2006, más de 31,700 migrantes llegaron en barcos de las Islas Canarias, un territorio Español a 60 millas de Marruecos. El influjo cogió desprevenidos al gobierno de España, impulsando una operación conjunta con Frontex llamada Operación Hera”, para patrullar la costa Africana e interceptar barcos dirigiéndose hacia Europa. 

Hace siglos, las fronteras ahora siendo fortificadas por la exigencia de la Unión Europea fueron creadas por imperios europeos negociando entre sí mismos en su saqueo de los recursos de África.

Operación Hera, que la organización sin fines de lucro Statewatch describió como opaco e irresponsable,” marcó el primer (y temporal) despliegue de Frontex fuera del territorio de la Unión Europea — la primer señal de las fronteras externalizadas a África desde el fin del colonialismo a mediadas del siglo XX. Aunque Frontex partió de Senegal en 2018, la Guardia Civil Española sigue ahí aun hoy en día, continuando a patrullar la costa y hasta realizando chequeos de pasaportes en los aeropuertos para frenar la migración irregular. 

Aun así, no fue hasta la crisis de migración” de 2015 que los burócratas de la Unión Europea adoptaron una estrategia más cortante, dedicando fondos para frenar la migración en su raíz. Crearon el Fondo Fiduciario de Emergencia de la Unión Europea para la estabilidad y para abordar las causas profundas de la migración”, o EUTF por sus siglas en inglés. 

Aunque el nombre suena benévolo, el EUTF es responsable por el maletín negro, los drones, y los visores de visión nocturna. El fondo también ha sido utilizado para mandar a burócratas y asesores Europeos a través de Africa a presionar a los gobiernos a implementar nuevas políticas de la migración — políticas que, como un asesor de la EUTF me dijo, son con frecuencia copiados de país en país” sin importar el contexto regional. 

La Unión Europea está forzando a Senegal a adoptar políticas que no tienen nada que ver con nosotros”, dijo el investigador de la migración senegalés Fatou Faye a Ernst y Strik.

“La Unión Europea está forzando a Senegal a adoptar políticas que no tienen nada que ver con nosotros.”

Pero la asistencia Europea sirve como un incentivo poderoso, dice Leonie Jegen, investigadora en la Universidad de Amsterdam quien estudia la influencia de la Unión Europea en la política migratoria de Senegal. Estos fondos, dice, han impulsado a Senegal a reformar sus instituciones y marco jurídico, reproduciendo las categorías políticas Eurocéntricas” que estigmatizan y hasta criminalizan la movilidad regional. Todo, nota Jergen, viene con la implicación que el avance y la modernidad” son cosas traídas de por fuera” — una insinuación evocadora del pasado colonial de Senegal. 

Hace siglos, las fronteras ahora siendo fortificadas por la exigencia de la Unión Europea fueron creadas por imperios europeos negociando entre sí mismos en su saqueo de los recursos de África. Alemania se apoderó de franjas del oeste y este de África; Holanda reclamo al sur de África; los Ingleses capturaron una franja de terreno desde el norte al sur en el lado este del continente; y las colonias Francesas se extendieron de Marruecos a el Congo, incluyendo a Senegal, que ganó su independencia hace solo 63 años. 

Externalizar el control de las fronteras a los países de origen no es extraordinario. Los últimos tres presidentes de EEUU han proporcionado millones de dolares para parar a los refugiados de Centroamérica y Sudamérica antes de que lleguen a la frontera de los Estados Unidos, y la administración de Biden anunció que creará centros regionales en Latinoamérica donde las personas pueden aplicar por asilo, efectivamente extendiendo al control fronterizo de los Estados Unidos a miles de millas más allá de su actualidad. 

Pero los esfuerzos en Europa para externalizar la aplicación fronteriza son los más ambiciosos y bien fundados de todos los experimentos en el mundo. 

Llegué al retén polvoriento en el pueblo de Moussala, en la frontera de Senegal y Mali, a las doce de la tarde, un día sofocante de Marzo. Un punto de tránsito esencial, decenas de camionetas y motocicletas estaban alineadas, esperando su turno para cruzar. Después de meses de esfuerzos fracasados para conseguir permiso gubernamental para acceder el paso fronterizo directamente, esperaba que el jefe de la estación me dijera como el financiamiento de la Unión Europea estaba moldeando su operación. El jefe se rehusó a entrar en detalle, pero confirmó que recientemente habían recibido entrenamiento y equipamiento de la Unión Europea, que usan con regularidad. Un diploma pequeño y trofeo del entrenamiento, los dos blasonados con la bandera de la Unión Europea, se podían observar en su escritorio como prueba. 

La creación y el equipamiento de los puestos fronterizos como Moussala también han sido un elemento importante en la colaboración de la Unión Europea con La Organización Internacional para las Migraciones (IOM, por sus siglas en inglés). Además de la tecnología de vigilancia que reciben las oficinas DNLT, sistemas de análisis de datos migratorios han sido instalados en cada puesto, junto con sistemas para tomar huellas biométricas y de reconocimiento facial. El objetivo declarado es crear lo que los eurocratas llaman un sistema africano de Administración Fronteriza Integrada (IBM por sus siglas en inglés). En una declaración de 2017, el coordinador de proyectos de IOM en Senegal indicó que IBM es más que un simple concepto: es una cultura,” por lo cual aparentemente indicó un cambio ideológico tras el continente hacia adoptar la perspectiva de la Unión Europea sobre la migración.

Se desplegaron barcos y personal de Frontex para patrullar la costa senegalesa en 2006 como parte de la “Operación Hera”, interceptando barcos que flotaban hacia Europa. ILLUSTRACIONES POR MATT ROTA

En términos más prácticos, el sistema IBM significa agrupar las bases de datos (conteniendo datos delicados biométricos) con datos de agencias policiales internacionales (como Interpol y Europol), permitiendo a los gobiernos saber quién ha cruzado las fronteras y cuándo. Es algo, advierten los expertos, que puede facilitar las deportaciones y otros abusos. 

No siempre es algo abstracto. En 2022, un agente de inteligencia Española le dijo a periodico Español El Confidencial que autoridades locales en países Africanos utilizan la tecnología proporcionada por España para perseguir y reprimir a grupos de oposición, activistas, y ciudadanos que critican al gobierno,” y que el gobierno de España bien lo sabía. 

Una portavoz de la Comisión Europea afirmó que todos los proyectos de la seguridad fundados por la Unión Europea tienen un componente del entrenamiento y el desarrollo de capacidad sobre los derechos humanos” y que el bloque realiza entrenamientos sobre la evaluación del impacto sobre los derechos humanos antes de y durante la implementación de tales proyectos. Pero cuando parlamentaria holandesa Tineke Strik solicito esos reportes, recibio respuestas oficiales de tres departamentos del comisionado diciendo que no los tenían. Una respuesta decía: No hay requisito regulatorio para hacerlo.” 

En Senegal, donde las libertades civiles están cada vez más en riesgo, el riesgo de que la tecnología de vigilancia se abuse es amplificado. En 2021, las fuerzas de seguridad de Senegal mataron a 14 protestantes antigubernamentales; por los últimos dos años, varios políticos y periodistas de la oposición han sido encarcelados por criticar al gobierno, reportar sobre temas políticamente sensibles, o propagar información falsa”. Muchos temieron que en 2024, el presidente Macky Sall pretenda buscar la reelección por un tercer — e inconstitucional — término. En junio, el oponente principal de Sall fue sentenciado a dos años en la cárcel, acusado de corromper a los jóvenes”. La sentencia impulsó a protestas por el país que dejaron 23 muertos en sus primeros días, y resultó en la restricción del internet por el gobierno. Sall por fin anunció en Julio que no buscará reelección, restaurando la estabilidad del país, pero no disipando el temor de los ciudadanos a que su gobierno es cada vez más autoritario. En ese contexto, muchos temen que las herramientas que el gobierno está recibiendo de la Unión Europea solo empeorarán la situación doméstica, y sin abordar las causas fundamentales de la migración. 

Justo cuando me iba a dar por rendido en hablar con policías locales, un oficial de immigracion en Tambacounda, otro centro de tránsito entre las fronteras de Malí y Guinea decidió hablar conmigo bajo la condición de anonimato. Tambacounda es una de las regiones más pobres de Senegal, y la fuente de mucha de su migración saliente. Todos ahí, incluyendo al oficial, conocen a alguien que ha intentado partir hacia Europa. 

“La Unión Europea no puede solucionar las cosas con paredes más altas y dinero.”

Si no fuera policía, yo también migraría,” dijo el oficial mediante un traductor. Las investiduras de la Unión Europea no han hecho nada”, continuó, notando que, solo un día después, un grupo estaba cruzando en Malí en ruta a Europa. 

Después de ganar su independencia en 1960, Senegal ha sido aplaudido como un modelo de democracia y estabilidad, mientras que muchos de sus vecinos han luchado con conflictos políticos y golpes. Pero más de un tercio de la población vive bajo la línea de la pobreza, y la falta de oportunidades impulsa a muchos a migrar, particularmente a Francia y España. Hoy, las remesas de la diáspora constituyen casi 10% del PIB de Senegal. Como la nación más occidental de tierra firme de África, muchos migrantes cruzan por Senegal huyendo de la pobreza y la violencia de conjuntos regionales de ISIS y al Qaeda, que han forzado a casi 4 millones de personas a huir de sus hogares. 

La Unión Europea no puede solucionar las cosas con paredes más altas y dinero,” me dijo el oficial. Pueden financiar todo lo que quieran, pero no pararan la migración.” Mucha de la inversión de la Unión Europea, dijo, ha logrado poco más que comprar autos nuevos a los oficiales en pueblos fronterizos.

Mientras tanto, los servicios para las personas deportadas — como la protección y las facilidades de recepción — son severamente infrafinanciados. De vuelta en el paso fronterizo Rosso, cientos de personas son deportadas cada semana de Mauritania. Mbaye Diop trabaja con voluntarios en la Cruz Roja del lado Senegalese del rio para recibir a los que han sido deportados: hombres, mujeres y niños, a veces con heridas visibles después de ser golpeados por la policía mauritana. 

Pero Diop no tiene los recursos para realmente ayudarlos. El enfoque entero estaba mal, dice Diop. Necesitamos asistencia humanitaria, no de seguridad.” 

La Unión Europea también ha intentado disuadir la migración por las buenas, ofreciendo subsidios o entrenamiento profesional a los que regresan o no intentan irse. Fuera de Tambacounda, decenas de carteles anuncian los proyectos de la Unión Europea en rumbo a la ciudad.

Pero las ofertas no son lo que parecen, como Binta Ly, de 40 años, sabe bien. Ly tiene una tienda de esquina en Tambacounda, vendiendo jugos locales y artículos de aseo. Aunque terminó la preparatoria y estudió un año de leyes en la universidad, el alto costo de vivienda en Dakar la forzó a abandonar sus clases y mudarse a Morocco a buscar trabajo. Vivió en Casablanca y Marrakech por siete años; pero después de enfermarse, regresó a Senegal y abrió su tienda. 

En 2022, Ly aplico para un subsidio para pequeños negocios indicados para incentivar que los senegaleses no migren, de una oficina de la prevención y reintegración de migrantes llamada BAOS, que abrió dentro de la oficina de Tambacounda de la Agencia de Desarrollo de Senegal ese mismo año. La propuesta de Ly era ofrecer servicios de impresión, copiado, y laminación en su tienda, convenientemente ubicada en seguida de una escuela de primaria con necesidad para esos servicios. 

Un año después de que a Binta Ly se le aprobara un subsidio para microempresas de un proyecto financiado por la UE, recibió un equipo que no puede usar. ILLUSTRACIONES POR MATT ROTA

Ly fue aprobada para un subsidio de aproximadamente $850 — un cuarto del presupuesto que había pedido, pero aún era un momento emocionante. Un año después de ser aprobada, Ly no había recibido un solo franc de los fondos.

En Senegal, BAOS ha recibido un total de $10 millones de la Unión Europea para fundar tales subsidios. Pero la oficina de Tambacounda solo recibió $100,000, según Abdoul Aziz Tandia, director de la oficina local de la Agencia de Desarrollo Regional — suficiente para fundar a solo 84 negocios en una región de más de medio millón de personas. 

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que la distribución de subsidios finalmente comenzó este Abril, y Ly recibió una impresora y máquina de laminación, pero ninguna computadora con cual usarlas. Es bueno tener este subsidio,” dice Ly, pero esperarme tanto impacto todos mis planes.”

Tandia admite que BAOS no está satisfaciendo la demanda. En parte eso se debe a la burocracia, dice: Dakar debe aprobar cada proyecto, y los intermediarios son organizaciones sin fines de lucro y agencias extranjeras, así que ni las autoridades locales ni los beneficiarios tienen control sobre los fondos que ellos mejor saben cómo utilizar. Pero también, Tandia dice, con muchas regiones fuera de la capital sin acceso a agua limpia, electricidad, y facilidades médicas, los micro-subsidios no son suficientes para prevenir la migración. 

A largo plazo, estas inversiones no tienen sentido,” dice Tandia. 

Las oportunidades para desarrollo profesional parecen ser igual de ineficaces, como la experiencia de Omar Diaw hace claro. Ahora de 30 años, Diaw pasó por lo menos cinco años tratando de llegar a Europa, cruzando los desiertos implacables de Mali y Níger hasta que llegó a Algeria. Pero al llegar, fue deportado a Níger, donde no había servicios de recepción; estuvo varado en el desierto por varias semanas. En última instancia, la IOM lo regresó a Senegal, clasificando su regreso como voluntario”.

Cuando regresó a Tambacounda, IOM inscribió a Diaw en un curso de mercadeo digital, que duraba varias semanas y venía acompañado por un estipendio de aproximadamente $50. Pero Diaw dice que nunca recibió la paga prometida y se quedó con un entrenamiento que es virtualmente inutilizable en su situación, ya que hay poca demanda en Tambacounda por mercadeo digital. Actualmente, está ahorrando para intentar llegar a Europa de nuevo. 

Pocos de los proyectos de migración de la Unión Europea parecen ser responsivos a las realidades locales. Pero decirlo viene con riesgo significante, como investigador de la migración Boubacar Sèye sabe bien. 

Nacido en Senegal pero ahora viviendo en España, Sèye mismo es migrante. Dejó a la Costa de Marfil, donde trabajaba como maestro de matemáticas, cuando la violencia eructo después de la elección presidencial de 2000. Después de breves paros en Francia e Italia, llegó a España, donde últimamente recibió la ciudadanía y empezó una familia con su esposa Española. Pero el gran número de víctimas después de la oleada de migrantes en 2006 a las Islas Canarias impulsó a Sèye a formar una organización, Horizons Sans Frontières (Horizontes Sin Fronteras), para ayudar a integrar a los migrantes africanos en España. Hoy, Sèye conduce investigaciones y defiende los derechos de los migrantes, con un enfoque en África y Senegal. 

En 2019, Séye obtuvo un documento detallando los gastos de la UE en Senegal y fue sorprendido al ver cuánto se estaba invirtiendo para parar la migración, mientras que miles de inmigrantes se ahogan cada año en las rutas migratorias más peligrosas del mundo. En entrevistas y eventos públicos, Sèye empezó a demandar más transparencia de Senegal sobre donde estaban los cientos de millones de dólares en fondos de la UE, concluyendo que los programas eran un fracaso.”

Ahora viviendo en España, el investigador de migración senegalés Boubacar Sèye fue encarcelado por el gobierno senegalés después de preguntar cómo se gastaban los fondos de migración de la UE. ILLUSTRACIONES POR MATT ROTA

En 2021, Sèye fue detenido en el aeropuerto en Dakar bajo cargos de propagar información falsa.” Pasó dos semanas en prisión, y su salud rápidamente se deterioró bajo el estrés, culminando en un ataque de corazón.

Fue inhumano, fue humillante, y me dio problemas de salud que aún tengo hoy en día,” dijo Sèye. Solo pregunte: ‘¿Dónde está el dinero?’”

Los instintos de Sèye no estaban incorrectos. La financiación de la migración de la UE es notoriamente opaca y difícil de rastrear. Peticiones para información son retrasadas durante meses o años, mientras que solicitudes para entrevistar a la delegación de la UE en Senegal, la Comisión Europea, y autoridades Senegaleses son frecuentemente rechazadas o ignoradas, como yo mismo he visto. La DNLT y policía fronteriza, el ministerio de interior, y el ministerio de relaciones exteriores y senegaleses viviendo en el exterior — todos quienes han recibido fondos de la Unión Europea — no respondieron a solicitudes repetidas para esta historia hechas por escrito, por teléfono, y en persona. 

Reportes de evaluación de la Unión Europea también dan una vista incompleta del impacto de los programas — tal vez a propósito. Varios asesores que han trabajado en evaluaciones del impacto no publicadas para proyectos de EUTF, hablando anónimamente dado a acuerdos de confidencialidad, me advirtieron que poca atención se le paga a los impactos inesperados que tienen algunos proyectos de la EUTF. 

En Níger, por ejemplo, la Unión Europea ayudó a escribir una ley que criminaliza virtualmente todo el tránsito en el lado norte del país, efectivamente haciendo ilegal la movilidad regional. Mientras que el número de cruces fronterizos en ciertas rutas bajo, la política también hizo a las rutas más peligrosas, subió los precios para los coyotes, y criminalizó a los conductores de autobuses y de transporte, dejando a varios sin trabajo de un día al siguiente. 

La incapacidad de evaluar este tipo de impacto en gran parte viene de restricciones metodológicas y de recursos, pero también porque la Unión Europea no se ha molestado para investigar. 

Después de que Boubacar Sèye calificara de fracaso la financiación antimigración de la UE, fue encarcelado bajo cargos de “propagar informacion falsa.”

Un consultor que trabaja con una compañía de monitoreo y evaluación fundada por la Unión Europea lo explicó así: “¿Cuál es el impacto? ¿Cuáles son las consecuencias inesperadas? No tenemos el tiempo y el espacio para reportar sobre eso. [Solo] estamos monitoreando proyectos por reportes de las organizaciones que los implementan, pero nuestro consultorio no hace investigaciones realmente independientes.” 

Un reporte interno que obtuve noto que muy pocos proyectos coleccionaron los datos necesitados para medir los avances hacia los objetivos de la EUTF (promover la estabilidad y limitar el desplazamiento y la migración irregular.)”

También hay un sentido, dijo un consultor, que solo se buscan los reportes positivos: Está implicado en nuestro monitoreo que debemos ser positivos sobre los proyectos para seguir recibiendo fondos.” 

En 2018, la Corte Europea de Auditores, una institución independiente de la Unión Europea, criticó a la EUTF, alegando que el proceso para seleccionar a proyectos era inconsistente y poco claro. Un estudio encargado por el Parlamento Europeo similarmente llamó al proceso muy opaco”.

La auditoría Parlamentaria es desafortunadamente muy limitada, que es un gran problema,” dice la MEP Alemán Cornelia Ernst. Hasta siendo alguien muy familiar con las políticas de la Unión Europea, es casi imposible saber exactamente a donde se están dirigiendo los fondos, y para que.”


En un caso, un proyecto de la EUTF para crear a una fuerza élite de control fronterizo en seis países del oeste de África, supuestamente para luchar contra grupos terroristas y el tráfico humano, ahora está siendo investigado por fraude después de presuntamente malversar más de $13 millones de dólares. 

En 2020, dos otros proyectos de la EUTF, con la intención de modernizar los registros civiles de Senegal y la Costa de Marfil, provocó inquietud del público después de revelaciones que buscaban crear bases de datos biométricos nacionales; defensores de la privacidad temieron que los proyectos recopilarían huellas dactilares y escaneos de rasgos faciales de los ciudadanos de ambos países. Cuando Ilia Siatitsa, de Privacidad Internacional, solicitó documentación de la Comisión Europea, descubrió que la Comisión no había realizado evaluaciones sobre el impacto en los derechos humanos de estos proyectos — una omisión sorprendente, considerando su magnitud y el hecho que ningún país Europeo mantiene bases de datos con este nivel de información biométrica. 

Sign up for our weekend newsletter
A weekly digest of our best coverage

Una portavoz de la Comisión notó que la EUTF jamás había fundado una base de datos biométrica y que los proyectos en Senegal y la Costa de Marfil siempre estaban limitados a la digitalización de documentos y la prevención del fraude. Pero los documentos de la EUTF que obtuvo Siatitsa claramente esqueman la dimensión biométrica en la fase diagnóstica, especificando la intención de crear una base de datos de identificación biométrica para la población, conectada con un sistema de estado civil.”

Siatitsa descubrió que el objetivo verdadero de ambos proyectos parecía ser facilitar la deportación de migrantes Africanos de Europa; documentos sobre la iniciativa en la Costa de Marfil explícitamente detallaron que la base de datos seriá utilizada para identificar y deportar a marfileños illegalmente residiendo en Europa, con uno explicando que el objetivo del proyecto era facilitar la identificación de personas que verdaderamente son ciudadanos de la Costa de Marfil para regresarlos más fácilmente.”

Cuando el defensor de la privacidad Senegalese Cheikh Fall aprendió sobre la base de datos propuesta para su país en 2021, se puso en contacto con la autoridad de privacidad de su país que, por ley, debió haber aprobado tal proyecto. Fall aprendió que la oficina solo fue informada sobre el proyecto ya que el gobierno lo había aprobado. 

En noviembre 2021, Siatitsa presentó una reclamación con la Defensoría del Pueblo de la Unión Europea, que después de una investigación independiente, regio el diciembre pasado que la Commission fallo a considerar los impactos negativos sobre los derechos de privacidad que esto y otros proyectos de la migración podrían tener en Africa. 

Basado en conversaciones con varias fuentes y una presentación interna del comité directivo que obtuve, parece que el proyecto ahora ha desechado su componente biométrico. Pero Siatitsa dice que el caso aun ilustra cómo las tecnologías prohibidas en Europa pueden usarse como experimentos en África. 

A fines de Febrero, el día después de su visita al paso fronterizo de Rosso, los MEPs Cornelia Ernst y Tineke Strik manejaron dos horas al suroeste para encontrarse con un contingente de líderes comunitarios en la ciudad costera de San Luis. Probablemente nombrado por el rey Francés del siglo 13, la ciudad una vez fue la capital del imperio de Francia en el oeste de África. Ahora, es el centro del debate de la migración en Senegal. 

En una sala de conferencias en un hotel local, la delegación de Ernst y Strik se encontró con líderes de la comunidad de pesca local para hablar sobre el despliegue propuesto de Frontex y las dinámicas de migración en el área. Por un lado estaban los MEPs y sus asistentes; por el otro, los residentes. En la pared detrás del contingente Senegalese estaba colgado un cuadro de un colonizador europeo un un barco en el rio Senegalese, sermoneando a los dos hombres Africanos que lo remaban. La ironía era palpable, el ambiente tenso. 

La diputada holandesa del Parlamento Europeo, Tineke Strik, notó una profunda ironía durante una reunión comunitaria en Senegal: los acuerdos comerciales europeos están impulsando la migración. ILLUSTRACIONES POR MATT ROTA

Por decenas de generaciones, la economía de San Luis se ha basado en el océano. La pesca artesanal representa a 95% del comercio nacional y la base de la dieta local. Los pescadores, las mujeres que procesan la pesca, los constructores de barcos, los pintores y distribuidores locales todos cuentan con la pesca como se ha hecho en Senegal durante cientos de años. Pero un acuerdo de 2014 entre la Unión Europea y el gobierno de Senegal, permitiendo a embarcaciones Europeas que pesquen por la costa de Africa occidental, ha destruido la abundancia que antes se encontraba, y podría hasta colapsar la economía. 

Desde que los barcos industriales Europeos lanzaron sus primeras redes de pesca, los pescadores de San Luis han sido forzados a más y más lejos de la costa. Ahora, con pescadores de China también en competencia, regularmente viajan a 60 millas de la costa. 

También hay una plataforma gasolinera de BP marítima que ha atraído a los líderes Europeos como opción para reducir la dependencia de petróleo Ruso, pero que también representa otra área a la que pescadores Senegaleses no pueden ir. Los residentes dicen que la guardia costera, que antes principalmente conducía misiones de búsqueda y rescate para pescadores en peligro, ahora se enfoca en proteger a la plataforma petrolera. 

Los que ganan dinero de la explotación de gasolina seráb pagados con la sangre de los pescadores”, dijo Moustapha Dieng, el secretario general del sindicato nacional de pescadores. 

Mientras la situación se deteriora, muchos residentes han perdido su única fuente de ingresos y han sido forzados a considerar migrar. 

Después de varias horas de quejas, Strik reconoció la ironía, que estaba palpable. Queda muy claro,” dijo, que la política económica de la Unión Europea y sus acuerdos de pesca están impulsando a la migración a Europa.”

“Los que ganan dinero de la explotación de gasolina serán pagados con la sangre de los pescadores.”

Un mes después de que Ernst y Strik regresaron de Senegal, el comité de derechos humanos del Parlamento Europeo tuvo un juicio sobre el impacto que la política de migración de la Unión Europea estaba teniendo sobre los derechos humanos en el oeste de Africa. Cire Sall, de Boza Fii, junto con investigador de Human Rights Watch trabajando en Mauritania y un trabajador de organización no governmental de Malí, vocearon sus inquietudes que las políticas en la región no abordan a las necesidades locales, pero socavan la soberanía y los derechos humanos. 

Los representantes de la Comisión rechazaron estas quejas, así como la exigencia de Strik para un sistema de monitoreo para suspender la participación de la Unión Europea si los derechos humanos son violados. No había necesidad para una evaluación de derechos humanos, dijo un representante, porque el gobierno de Senegal había señalado que no permitiría a Frontex a operar en su territorio. 

En la sala de audiencias y en Senegal, muchos sintieron alivio al oír la noticia. Strik lo vio como una señal que La Unión Europea está perdiendo influencia en Senegal por la frustración sobre la relación desequilibrada.” 

Pero ese alivio no durará. Aunque el despliegue de Frontex ha sido (por lo menos temporalmente) bloqueado en Senegal, va según lo planeado en Mauritania, y probablemente en otros países pronto. La Comisión Europea se ha comprometido a fundar alianzas internacionales en Africa hasta por lo menos 2027, incluyendo por otro fondo recientemente lanzado, el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional, que esta aportando casi $9 mil millones por lo que son esencialmente proyectos anti migrantes por todo el mundo. 

Eso significa que una de las regiones mas ricas en el planeta seguira reorientando fondos esenciales hacia parar la migración, bajo el pretexto de abordar las causas fundamentales de la migración. Pero como la experiencia en Senegal lo hace claro, las verdaderas causas fundamentales — las que sirven los intereses Europeos — están aqui para quedarse. 

Este articulo fue apoyado por el Leonard C. Goodman Institute for Investigative Reporting. Mady Camara contribuyó al reportaje. Hannah Bowlus y Ivonne Ortiz comprobaron los datos. 

Andrei Popoviciu is an independent investigative journalist covering stories at the intersection between human rights, conflict and foreign affairs.

Democratic Rep. Summer Lee, who at the time was a candidate for the state House, at a demonstration in Pittsburgh for Antwon Rose, who was killed by police, in 2018. Lee recently defeated her 2024 primary challenger.
Get 10 issues for $19.95

Subscribe to the print magazine.